Aprendamos a Conocer al Padre Eterno
Página 78 de 185

«Querido padre, todos ellos, incluyéndome a Mí y a Mi Hermano Balarama (la Primera Emanación Plenaria de Krishna), así como los habitantes de la ciudad de Dvaraka, como de hecho los de toda la manifestación cósmica, son como ya los has descrito, pero todos somos igualmente Uno en calidad».

Krishna quería que Vasudeva viera todo con la visión de un sabio de primera clase. Él ve a todos los seres vivos como fragmentos del Señor Supremo, y también percibe Su presencia en el corazón de cada uno. En verdad, todo ser vivo posee una identidad espiritual, pero al entrar en contacto con la existencia material, se ve influenciado por las tres gunas (tres modos de influencia de la naturaleza material; virtud, pasión e ignorancia) y cubierto por la concepción corporal de la existencia, olvidando que el alma espiritual que es en verdad participa de la misma naturaleza cualitativa que Dios, la Persona Suprema. Es un error creer que somos diferentes de los demás simplemente por las diferencias corporales que nos separan. En otras palabras, es debido a las diferencias entre los cuerpos que el alma espiritual parece ser diferente para cada uno.

Krishna dio entonces un bello ejemplo basado en los cinco elementos materiales. Todos los elementos materiales, la tierra, el agua, el fuego, el aire y el éter, están presentes en todas partes en este mundo, ya sea en una vasija de tierra, en una montaña, en los árboles o en un auricular. Por lo tanto, estos cinco elementos están presentes en todas partes en proporciones y cantidades variables. La montaña representa una manifestación colosal de la combinación de estos elementos, mientras que una pequeña vasija de barro también contiene los mismos elementos, pero en menor cantidad. Así, todos los objetos materiales, aunque con formas y volúmenes diferentes, están compuestos por los mismos ingredientes. Del mismo modo, los seres vivos, desde Krishna y los millones de formas de Visnu, o Visnu-tattvas, hasta los seres separados que asumen las más diversas formas en este mundo, desde la de Brahma (el demiurgo y primer ser creado) hasta la de la más pequeña hormiga, participan todos de la misma naturaleza espiritual. Pueden variar en tamaño o en apariencia cuantitativa, pero su naturaleza cualitativa es la misma para todos. Krishna, Dios, el Señor Supremo, representa al más grande de todos los seres vivos: Él los sostiene a todos y provee todas sus necesidades. Quien conoce esta filosofía tiene un conocimiento perfecto. El aforismo védico tat tvam asi, «Tú eres el mismo», por lo tanto no significa que todos sean Dios, sino que todos tienen cualitativamente la misma naturaleza que Dios.

Después de escuchar a Krishna resumir toda la filosofía espiritualista, Vasudeva se sintió sumamente complacido con su hijo. Eufórico, se vio incapaz de decir una palabra, por lo que permaneció en silencio. Mientras tanto, Devaki, la madre de Krishna, se sentó al lado de su marido. Había oído que una vez Krishna y Balarama, como gesto de amabilidad hacia su tutora, le devolvieron a su hijo, al que tuvieron que arrebatarle a Yamaraja, el señor de la muerte. Desde que se enteró de este incidente, pensaba a menudo en sus propios hijos, asesinados por Kamsa, y este recuerdo la sumía en la más profunda tristeza.

Facebook

VISITANTES

4114787

Visitantes en línea

4114787





Visitantes por país